Pese a incorporar una suspensión neumática, capaz de modificar la altura de la carrocería, no es el SUV más indicado si vas a circular por terrenos difíciles.

En cualquier caso, gracias al sistema de tracción total quattro, esta variante todocamino del Audi A6 puede ser un coche óptimo para circular por superficies deslizantes o en zonas con climatología adversa.

Por otro lado, el motor de ciclo diésel 2.7 TDI, de 180 CV, era la variante de acceso a la gama y una mecánica bastante razonable por prestaciones.