A pesar de que Ferrari no tiene un urbano al uso (ni lo tendrá), Fiat, su antigua compañera dentro de FCA, podría ayudarle a disponer de un monoplaza de F1. El 500 sería el modelo ideal para esta competición tan 'particular' que nos hemos imaginado.