El paso a los motores de cuatro cilindros no fue un impedimento para que la dupla de deportivos de Porsche volviera a recuperar un trono que ya había sido suyo en el pasado.