Tras dos años de reinado del Clase S, esta edición fue la del BMW Serie 7, que irrumpió como mejor coche de lujo, gracias en gran parte a su avanzada tecnología.