La segunda generación del Audi R8 rememoró los éxitos del modelo original, aunque solo como mejor deportivo del año. Algo que consiguió, en parte, gracias a su motor V10, con 540 y 610 CV de potencia.