Con este triunfo, el Mazda MX-5 nos demostró que, a veces, lo sencillo puede ser lo mejor. Porque... ¿qué hay mejor en la vida que un descapoble ligero, con propulsión trasera y cambio manual?