Este híbrido enchufable, un laboratorio con ruedas según la propia BMW, nos mostró que deportividad y ecología pueden ir de la mano. Además, el i8 siempre nos ha parecido un modelo rabiosamente atractivo.