Con el AMG GT, Mercedes-Benz retornaba al segmento de los superdeportivos, tras el vacío dejado por el SLS AMG. Un auténtico purasangre que, actualmente, ya alcanza los 585 CV de potencia.