El buen año para Mercedes-Benz comenzó con el Clase C, la berlina media de la marca, que se destapó como mejor coche del año. Algo que, en las generaciones anteriores, nunca había conseguido.