Con el i3, un revolucionario y tecnológico vehículo de cuatro plazas, BMW se lanzó al mundo de los coches eléctricos fabricados en gran serie. Algo que tuvo su recompensa en forma de galardón al coche ecológico del ejercicio.