El doblete del BMW i3 se consumó con el premio al mejor diseño del año. Tal vez, no sea demasiado atractivo, pero debemos reconocer su originalidad y la forma en la que integró materiales respetuosos con el medio ambiente en su fabricación.