Generación tras generación, Cayman y Boxster siempre cosechan buenos resultados. En este caso, ambos recibieron el reconocimiento como mejores coches deportivos.