En su séptima generación, el Golf volvió a ser reconocido como el mejor coche del año, premiando así a uno de los compactos más vendidos de Europa.