En pocos casos la obtención del premio al mejor coche del año se ha traducido en unas cifras de ventas tan bajas. Porque, no nos engañemos, el up! nunca ha llegado a conseguir cifras cercanas a las del Polo o el Golf.