El heredero del F430 llegó con un poderoso motor atmosférico de gasolina, con 4,5 litros y 8 cilindros en V, que le permitía entregar una potencia de 570 CV. Hoy en día, todavía está considerado como una de las mejores creaciones de Ferrari en la última década.