En los albores del coche eléctrico, el Nissan LEAF llegó para cambiarlo todo, con una autonomía bastante sorprendente para la época. Con el mundo de lo SUV a sus pies, gracias al Qashqai, Nissan encontró tiempo para 'sacarse de la chistera' el que ese año sería el mejor automóvil del planeta.