En esta ocasión, el triunfo ecológico recaía sobre Volkswagen, que empezaba a lanzar versiones BlueMotion de diferentes modelos de su gama, así como, más tarde, el paquete de eficiencia BlueMotion Technology (o BMT). Todavía quedaban lejos sus problemas con las emisiones contaminantes.