Con el Polo continuó la racha triunfal de Volkswagen, que acumuló cuatro premios absolutos en cinco años. En este caso, con un coche menos glamuroso que el Golf... pero tremendamente efectivo en Europa.