Segundo premio del año para el Audi R8, en esta ocasión, por su diseño, que parecía recién llegado del futuro.