Con toda la experiencia y la tecnología cosechadas durante sus participaciones en las 24 Horas de Le Mans, Audi lanzaba un deportivo que hacía de la construcción ligera uno de sus principales argumentos. De inicio, contaba con un motor 4.2 V8, con 420 CV de potencia.