Mucho menos rompedor que el TT original, la segunda generación del coupé alemán consiguió convertirse en el coche con el diseño más valorado de aquel ejercicio.