¿Un coche familiar convertido en el mejor deportivo del año? Si hay una marca que puede conseguir algo así, solo podía ser Audi... con uno de sus wagon prestacionales más famosos del mundo: el RS 4 Avant.