Pues sí, el primer premio al coche ecológico fue para un Honda y no para un Toyota... aunque el Civic Hybrid no fuera tan popular como el Prius (al menos, en Europa).