Como no podía ser de otro modo, el primer trofeo al mejor deportivo se fue directo hacia las instalaciones de Stuttgart... gracias al Porsche Cayman S.