Resumiendo mucho, este coche es un Fiat 500 con una insignia de Porsche. El diseño evoca al Panamera, principalmente, por el paragolpes delantero. Lo que echamos en falta es una parrilla que nos recuerde, aún más, a la marca alemana. 

¿Te imaginas este coche con motores TSI y TDI del Grupo Volkswagen? A muchos os parecería un sacrilegio, pero sería lo más recomendable, ¿no crees?