En la parte trasera, nos encantan el gran difusor y las dos salidas de escape, al igual que los afiladísimos pilotos. 

Desde luego, con este diseño, cualquiera podría asegurar que este coche es capaz de superar los 200 km/h sin despeinarse...