El modelo a escala del McLaren 720S, desarrollado sobre un Peugeot 208 GTi, es llamativo por múltiples variables: desde el diseño, hasta el color exterior naranja. También, por el paragolpes inferior, muy deportivo, y las tomas de aire en el capó.