El SEAT Málaga fue un modelo tremendamente popular en España, aunque en Grecia tuvo que venderse como Gredos. ¿El motivo? Málaga, en griego, tiene una fonética muy similar a la palabra Malaka, que significa marica (literalmente).