Bien pensado, la palabra 'corrida' podría servir para denominar a un Lamborghini, por su relación con el mundo de la tauromaquia. Sin embargo, el desacierto de Ford para denominar a este concept car está más relacionado con asuntos de índole sexual (puedes consultarlo en el diccionario de la insigne RAE).