Nació en 1993, del lápiz de Chris Bangle (cuando trabajaba en Pininfarina), y estaba desarrollado a partir de la plataforma Type2 del Grupo Fiat, que también empleaba el Alfa Romeo GTV. 

En un principio, se comercializó con un motor 2.0 de gasolina, de cuatro cilindros, que desarrollaba 139 CV en su variante atmosférica y, 190, en la turboalimentada.

Más adelante, este motor desapareció en favor de una mecánica atmosférica 1.8 de 131 CV, así como de un propulsor 2.0, de cinco cilindros, dotado de 147 CV, o bien 220, si equipaba turbo... En aquel momento, era el Fiat de calle más rápido y potente de la historia.