A principios de los años 90, llegó al mercado el Corrado, un coupé de 2+2 plazas y 4,05 metros de largo, que se convirtió en el automóvil más enfocado a disfrutar de la conducción de Volkswagen, por delante, incluso, del Volkswagen Golf GTI MkIII.

Este automóvil, que incorporaba tecnologías increíbles para la época, como un alerón trasero que se elevaba automáticamente a partir de 120 km/h, se comercializó con mecánicas de gasolina de entre 116 y 190 CV

¿Las dos más deseadas? El Volkswagen Corrado G60, impulsado por un propulsor de gasolina, de 1,8 litros y cuatro cilindros, sobrealimentado mediante un compresor, para desarrollar 160 CV; así como el VR6, dotado de un propulsor 2.9 V6 de 190 CV

Si quieres una unidad bien conservada, te recomendamos paciencia (no hay demasiadas) y que prepares un mínimo de 6.000 euros.