En la actualidad, en Mitsubishi, la nomenclatura Eclipse hace referencia a un SUV (el Eclipse Cross), pero en la segunda mitad de los años 90, se refería a un afamado coupé de precio accesible, que llegó a ser protagonista en la primera entrega de la película A todo gas.

Su versión más potente estaba impulsada por el motor turboalimentado 4G63, que empleaba el Mitsubishi Lancer Evolution, aunque con 210 CV, en vez de 280.