En el momento de escribir este artículo, el modelo sueco es, oficialmente, el coche más rápido del mundo, con una velocidad máxima (verificada) de 447 km/h. No obstante, lo más impresionante es que el RS pasa de 0 a 400 km/h, y vuelve a detenerse, en menos de 36,5 segundos.