Casi 64 km/h más rápido que un monoplaza de F1, este hiperdeportivo estadounidense ostentó el título del automóvil de calle más rápido del mundo, al firmar 435 km/h.

Con esa velocidad, el conductor le 'quitaría las pegatinas' a cualquier bólido de la competición reina del automovilismo.