Como el Chiron todavía tiene que demostrar lo que vale, el Veyron Super Sport sigue siendo el mejor Bugatti en estas lides, con una velocidad máxima de 431 km/h. Hubo cierto debate sobre el récord establecido en 2010, debido a que el automóvil de producción tenía un limitador de velocidad electrónico por seguridad.