En ocasiones, los prototipos son meros bancos de pruebas, que se utilizan para testar componentes que llegarán a otros modelos. Esa es la misión de este extraño Renault Kadjar... dotado de un sistema de dirección en el eje trasero.