El acrónimo SV de Lamborghini debutó en el icónico Miura en 1972. Desde entonces, se ha extendido a otros modelos, como el Diablo, el Murciélago o el Aventador. Estas siglas representan las versiones de mayor rendimiento.

  • SV: SuperVeloce