Desde luego, el Volkswagen Golf GTI es uno de esos coches que no necesita presentación. La cuarta generación de este compacto, que estuvo a la venta entre 1997 y 2006, contó con varias versiones con el apellido GTI... aunque la más interesante era la equipada con el propulsor turboalimentado de gasolina 1.8 T, que desarrollaba 150 CV y 210 Nm de par máximo. 

En 2002, este Volkswagen tenía un precio de 22.750 euros, pero 15 años después, es posible encontrar unidades por menos de 5.000 euros. ¿Un consejo? Tómatelo con calma. Al ser un coche veterano, es mejor invertir en una unidad bien conservada, antes que en una muy barata.