¿Un deportivo pequeño, ligero y con un motor atmosférico, capaz de estirar más allá de 7.500 rpm? Sin duda, pese a que sus 125 CV de potencia son una cifra modesta, un peso de tan solo 1.081 kilos y un chasis bien puesto a punto hacen del Suzuki Swift un coche tremendamente divertido.

Además, es posible encontrar unidades de este Suzuki, en buen estado, dentro del presupuesto.