¿Quieres un coche con el tacto de un kart? En ese caso, el MINI Cooper S te fascinará. Dotado de un excelente motor de 163 CV, sobrealimentado mediante un compresor volumétrico, es sencillo encontrar unidades por menos de 5.000 euros, dependiendo del kilometraje, el estado de conservación y el año de comercialización.

Además, es habitual que hayan pasado por manos de propietarios cuidadosos y que, por tanto, su estado de conservación sea muy bueno.