La variante eléctrica del Mini Moke se fabrica en Francia desde hace un tiempo, aunque sus prestaciones no son espectaculares. El coche está equipado con una batería de plomo, con una autonomía de 80 kilómetros, o bien con otra de iones de litio, que permite recorrer 130 kilómetros entre recargas.