"Tiene el mismo aspecto que cualquier otro Morgan". Ese era el comentario generalizado, cuando esta edición especial del Morgan 8 se desveló en la cita suiza.

Y, tal vez, ese sea su mayor mérito: parece un coche de los años 60, pero es un automóvil moderno, desde el punto de vista técnico. Además, está impulsado por un motor V8, de procedencia BMW.