Al borde del Hall 1, en un estand junto a los GFG Style y Endvision, estaba esta pequeña joya: el Chevrolet Corvair Testudo, de Bertone.

Ya estuvo aquí en otra ocasión, cuando Nuccio Bertone lo condujo desde los Alpes, hasta el salón de Ginebra, en 1963, año en el que fue uno de los automóviles estrella.

El Chevrolet Corvair Testudo fue un intento por construir un deportivo ligero y ágil, que respondiera a los coches europeos. Este modelo fue concebido y fabricado en tan solo dos meses, pero en 1963 también se presentó un coche que lo relegó al olvido: el Corvette. Así que la unidad que tienes ante tus ojos es la única que existe de este automóvil.