También nos quedamos con las ganas de conocer a este descapotable de campanillas, dotado de techo de lona. 

Cuando se comercialice, el propietario de este Bentley disfrutará de un motor W12 biturbo, con 6,0 litros y 635 CV. Esta mecánica va asociada a un cambio automático de doble embrague, con ocho velocidades.

Será, sin duda, uno de los cabrios más potentes del mercado, pues podría parar el cronómetro en, aproximadamente, 4,0 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h.