Este 'aparato' de Honda, del que se fabricaron 12 unidades, cuenta con un motor V6 biturbo, de 3,5 litros y más de 573 CV. Es el mismo propulsor que el modelo de calle, pero con 23 CV extra.   

La mecánica se asocia a una caja de cambios secuencial de seis velocidades. Frente al NSX de catálogo, que disfruta de tracción total, toda la potencia se envía al eje trasero. Por su parte, la carrocería está realizada íntegramente en fibra de carbono.