Si hay una competición automovilística que le chifla a los americanos, esa es la NASCAR. Toyota lleva varios años luchando en este campeonato y parece que continuará haciéndolo varios más, con este espectacular Camry, patrocinado por Red Bull.