La variante de carreras del Senna es capaz de generar 1.000 kilos de fuerzas descendentes. Sin duda, es una cifra espectacular, posible gracias al difusor trasero, los nuevos pasos de rueda o los descomunales aditamentos frontales y laterales.

Este prototipo, que desarrolla "al menos 825 CV", acelera de 0 a 100 km/h en menos de 2,8 segundos.