En el último Dakar, la gloria se la llevaron Peugeot y Carlos Sainz, pero Toyota logró un buen resultado con el Hilux Dakar. De hecho, Nasser Al Attiyah y Giniel De Villiers finalizaron segundo y tercero, respectivamente, por detrás del español. 

El pick-up japonés se beneficiaba de un motor V8 y de un sistema de tracción total. Además, la suspensión trasera independiente disponía de un 12% más de recorrido que en el anterior modelo.