La próxima campaña de la Fórmula E, la 2018-2019, verá el estreno del monoplaza Gen2, común para todos los equipos. 

Los motores, desarrollados por cada marca, tendrán una potencia máxima de 340 CV (250 kW), aunque, en las carreras, solo podrán entregar un máximo de 272 CV (200 kW). La velocidad máxima quedará limitada a 280 km/h.

El coche mide 5.160 milímetros de largo y 1.770 de ancho. El halo está equipado con una tira luminosa de tipo LED, que mostrará información relacionada con la carrera.