Si quieres saber cómo serán los coches de 2030, fíjate en este ejercicio de estilo, carente de volante y pedales. 

Emplea la plataforma eléctrica modular MEB, del Grupo Volkswagen, y se impulsa con dos motores eléctricos. El que mueve las ruedas delanteras entrega 103 CV, mientras que el encargado de desplazar las traseras desarrolla 204 CV.

La autonomía oficial del vehículo alcanza los 665 kilómetros, gracias a una batería de 111 kWh de capacidad.